Enviá tu WHATSAPP a la radio

 En vivo

Radio LT9

Opinión

Los datos duros de la deuda externa

— Diego Rubinzal

LUNES 10 DE FEBRERO DE 2020

La deuda externa volvió a ser un severo condicionante para la economía argentina. El stock ya supera los 300 mil millones de dólares y equivale al 90 por ciento del PBI.  

El megaendeudamiento impulsado por el gobierno de Mauricio Macri pone en riesgo el cumplimiento de las funciones básicas del Estado. Nada menos que el 20 por ciento de los ingresos públicos en 2019 (724.285 millones de pesos) fueron destinados al pago de los intereses de deuda. Eso implica un 86,2 por ciento más que en 2018. 

La contundencia de los datos demuestra la vulnerabilidad financiera de la Argentina. El promedio anual de vencimientos (capital + intereses), para los próximos cuatro años, es cercano a los 50.000 millones de dólares. Eso implica que el servicio anual de la deuda se cuadriplicó durante el gobierno de la Alianza Cambiemos. Si se contabiliza exclusivamente los vencimientos en moneda extranjera, el promedio anual de vencimientos es cercano a los 26.000 millones de dólares. La cifra es impagable por donde se lo mire.

 

Indicadores de deuda






Año 2015
Año 2019
Relación deuda/PIB
48,60%
90,90%
Tasa de interés promedio ponderada
5,50%
7,26%
Porción emitida bajo ley extranjera
24,50%
45,50%
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos oficiales


Perfil de vencimientos de la deuda en moneda extranjera (capital + intereses)
Año
Bonistas privados
Organismos multilaterales
Total
2020
14.000
7.000
21.000
2021
11.000
8.000
19.000
2022
10.700
21.000
31.700
2023
9.800
21.500
31.300
Fuente: elaboración propia sobre la base de datos oficiales




En ese contexto sorprendieron las declaraciones de Macri ante un grupo de dirigentes rionegrinos del Pro. El ex presidente sostuvo que “siempre les decía a todos, cuidado que los mercados no te dan más plata y nos vamos a la mierda”. El vicepresidente de la UCR, Federico Storani, criticó duramente a Macri afirmando que  "me parece muy desafortunada que prácticamente su primera aparición, muy poco tiempo después de haber dejado el poder, sea para repartir responsabilidades a diestra y siniestra, como si no hubiese tenido nada que ver con la gestión… Fue una gestión extremadamente mala, sobre todo si mirás los índices elementales como la inflación o la pobreza. No hizo autocrítica, no hizo balance, está muy lejos de revestir el carácter de una persona de estadista o liderazgo".

Por su parte, el presidente Alberto Fernández comentó que “es una lectura muy tenebrosa de su parte, me impresionó mucho que un presidente diga que sabía que tomar deuda como se hizo iba a hacer explotar la economía. Yo no sé si estaba en un grupo terapéutico. Si yo viera que un ministro me induce a hacer algo que va a lastimar la vida de los argentinos, no avanzo ni un paso más",

La renegociación de la deuda

El objetivo gubernamental es reestructurar la deuda de manera rápida y sustentable. La fecha límite autoimpuesta es el 31 de marzo. Los vencimientos que tiene que afrontar la Argentina en 2020 son cercanos a los 64.000 millones de dólares. Sólo en este primer semestre el país tiene compromisos por 30.000 millones de dólares (15.000 en dólares y la otra mitad en pesos).

Este tema estuvo presente en todas las conversaciones de Alberto Fernández en su reciente gira internacional por Israel, el Vaticano, Italia, Alemania, España y Francia. Los cuatro últimos países europeos concentran el 14,293 por ciento de los votos en el Fondo Monetario Internacional. La mayor electora es Alemania que cuenta con el 5,32 por ciento de los votos, escoltada por Francia (4,03 por ciento), Italia (3,023 por ciento) y España (1,92 por ciento). El mayor “accionista” es Estados Unidos que concentra el 16,52 por ciento.

 El gobierno argentino confirmó que la oferta a los acreedores externos será oficializada en la segunda semana de marzo. Son numerosas las especulaciones sobre el contenido de esa oferta. La única certeza es que los compromisos de deuda tal como están estipulados son impagables. 

En ese sentido, el Premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz sostuvo que los acreedores deberán afrontar quitas significativas. "La realidad es que tendrá que haber recortes significativos…No puedo concebir ningún modelo razonable que no diga que tiene que haber recortes significativos. Sería una fantasía pensar lo contrario…Los tenedores de bonos sabían que había riesgo, por eso demandaron y recibieron tasas de interés tan altas”, dijo Stiglitz. 

En efecto, los bonos argentinos pagaron una tasa del 7 al 10 por ciento, el doble del rendimiento de otro país de la región.

Hasta ahora, el ministro de Economía, Martin Guzmán, se viene reuniendo con bonistas, funcionarios del Tesoro de Estados Unidos y del Fondo Monetario Internacional. A su vez, el 4 de febrero el ministro cenó con la titular del Fondo (la búlgara Georgieva) en Italia.  en el Vaticano donde ambos participaron del seminario “Nuevas Formas de Fraternidad Solidaria de Inclusión, Integración e Innovación” organizado por la Academia Pontificia de Ciencias. El anfitrión del encuentro fue el cardenal argentino Marcelo Sanchez Sorondo.

En el plano interno, el PEN remitió para su tratamiento legislativo un proyecto de ley de de Restauración de la Sostenibilidad de la Deuda  que fue aprobado con amplias mayorías legislativas. La norma implica un apoyo político para renegociar la deuda en términos más convenientes (quitas, baja de tasas de interés y extensión plazos de vencimiento). En concreto, la ley autoriza al Ministerio de Economía a emitir nuevos títulos públicos “a efectos de modificar el perfil de vencimientos de intereses y amortizaciones de capital para restaurar la sostenibilidad de la deuda pública externa”. 

El gobierno argentino también creó un comité de especialistas que asesorarán al ministro en el proceso de reestructuración de la deuda con  el FMI. La  denominada "Unidad de Relaciones Técnicas con el Fondo Monetario Internacional" quedó a cargo del economista Emiliano Libman y sus principales funciones serán: 

1. Elaborar la estrategia de relación con el FMI.

2. Formular propuestas para conducir las negociaciones.

3. Articular las relaciones con otros miembros de organismos gubernamentales en temáticas referidas al Fondo Monetario.

4. Articular los vínculos con las representaciones diplomáticas y el sector privado en asuntos relacionados con el FMI.

5. Asesorar al ministro de Economía sobre esta temática.

6. Intercambiar información económicas con los integrantes del Fondo

7. Conducir investigaciones acerca de asuntos económicos y políticos vinculados con la estrategia de relación con el FMI.

La intención es arribar primero a un acuerdo con los tenedores de deuda bajo jurisdicción extranjera y luego extender la propuesta a los bonistas con títulos con ley argentina.  

Las perspectivas en el corto plazo

Las conversaciones con el FMI para lograr una extensión de los plazos de pago parecieran estar encaminadas. Con respecto a los bonistas privados, la sensación que hay en los despachos oficiales es que podrá lograrse un acuerdo porque a todos los actores les conviene algún tipo de arreglo. En esa línea, Monica Peralta Ramos sostiene que “los acreedores de la deuda externa argentina son en su mayoría grandes fondos de inversión….un default argentino puede convertirse en el cisne negro que provoque problemas financieros imprevisibles. Esto brinda al gobierno capacidad de maniobra en la reestructuración de la deuda externa”. Sin perjuicio de eso, no hay que descartar la capacidad de daño de los fondos buitres.

La agencia Bloomberg informó que el abogado Dennis Hranitzky (que en su momento asesoró a Paul Singer) está creando un grupo de tenedores de bonos de Argentina para  volver a litigar eventualmente contra el país.  La moneda está en el aire.

OPINIONES RELACIONADAS


ONDA 9 S.A - 4 de Enero 2153 - (0342) 410 9999 3000 Santa Fe Argentina
Suscribite a nuestro Newsletter